Tsunami Democràtic: así es la plataforma que plantea acciones descentralizadas tras la sentencia del 1-O

Tsunami Democràtic: así es la plataforma que plantea acciones descentralizadas tras la sentencia del 1-O

Múltiples movilizaciones, descentralizadas, algunas prolongadas en el tiempo desde el minuto en que se haga pública la sentencia del Tribunal Supremo para el 1-O. La plataforma Tsunami Democràtic se pone límites en su modus operandi: su apuesta es la desobediencia civil no violenta y el bloqueo. Pero no en el tiempo. ¿“Cuánto durará Tsunami Democràtic? Ni una semana ni tres meses. Durará lo que haga falta para alcanzar los objetivos”, avisó el viernes. Dos días antes ya advertía que “la respuesta que se ha organizado pretende generar una situación de crisis generalizada en el Estado español que se prolongará en el tiempo”. El éxito, sin embargo, dependerá de la constancia de los participantes.

A ojos de la ciudadanía, la plataforma surgió como una seta. Un lunes, justo el día después de volver partidos y entidades de un nuevo encuentro en Ginebra el 31 de agosto y 1 de septiembre, Tsunami Democràtic, que pretende canalizar la respuesta ciudadana independentista al Supremo, se daba a conocer a través de Twitter. Un primer tuit presentándose y tres minutos después rebotado y comentado ya por los líderes independentistas antes, incluso, que la nueva plataforma publicara su primer manifiesto.

El éxito del anonimato radica en que los coordinadores no saben quién hay más allá de sus contactos

Apoyo sin condiciones e inmediato de Marta Rovira, Oriol Junqueras, Carles Puigdemont, Quim Torra, Pere Aragonès. Fuentes de los partidos afirman que en Suiza se habló de la iniciativa y que había que extenderla y aseguran que la conocen desde antes de agosto de este año.

Pero Tsunami Democràtic no surge espontáneamente. “La idea de una respuesta coordinada y no violenta a una posible sentencia inculpatoria surge a partir del momento en que personas inocentes entran en la prisión”, aseveran desde la plataforma, en contacto con La Vanguardia cuando se les pregunta por su nacimiento.

Su irrupción coincidió en un marco de toma y daca entre JxCat y ERC y en medio de críticas de los votantes independentistas que les reclamaban unidad. Tsunami evita pronunciarse y cuando se les pregunta si piensan que la plataforma puede contribuir a que el independentismo recupere la unidad, responden que “lo más importante es compartir objetivos. Así, la unidad es simplemente una consecuencia”.

Desde la plataforma afirman que la idea surgió en el momento en que “inocentes entraron en la prisión”

Detrás hay un trabajo estudiado para mantener el anonimato de una militancia activista e independentista. Protonmail, correo electrónico cifrado con servidores en Suiza de máxima seguridad; comunicaciones internas a través de Signal, una de las aplicaciones de mensajería más seguras. Una web registrada en julio en Saint Christopher y Nevis, Estado insular de las Antillas. Una vez todo hablado, son útiles Telegram (con 56.000 seguidores) y Twitter (50.000) para difundir la movilización urbi et orbi. Pero la seguridad también está en su estructura comunicativa. Quién hay al frente es una incógnita. Como ya avanzó Ara y ha confirmado La Vanguardia , se organiza de arriba abajo, en árbol: una cúpula idea las acciones que las hace llegar a través de ramificaciones hasta el peldaño más bajo, los coordinadores municipales.

El éxito del anonimato radica en qué los coordinadores, ya sean locales, territoriales, etcétera, desconocen quién hay más allá de sus contactos directos.

No es una organización, pero la estructura de comunicación es casi calcada a la del operativo que el otoño del 2017 consiguió hacer llegar todas las urnas a los colegios para el referéndum del 1-O.

¿Puede ser un handicap este anonimato a fin de que la gente se movilice? “No. Porque la movilización como respuesta a una posible sentencia injusta va más allá de cualquier campaña”, afirman. Además, la iniciativa recibió el aval inmediato de JxCat, ERC, la CUP, la Assemblea Nacional Catalana ( ANC) y Òmnium Cultural, por lo tanto cuenta con la fiabilidad del independentismo de calle. Igualmente, el hecho de que no haya ni una cara visible dificulta una acción judicial en su contra. Con el anonimato más absoluto nadie paga los platos rotos, a diferencia de lo que sucedió con Jordi Cuixart y Jordi Sànchez.

De todos modos, desde la plataforma se afirma a este diario que “los nombres son lo de menos en una campaña colectiva. Lo importante es encontrarse en un mismo paradigma. En este caso es sencillo: Tsunami Democràtic pide el libre ejercicio de derechos fundamentales, la libertad para presos y exiliados y un pleno reconocimiento del derecho a la autodeterminación de Catalu-nya”. Para conseguirlo, se prevén numerosas movilizaciones por todo el territorio de Catalunya. La ANC y Òmnium ya han anunciado cinco marchas de 100 kilómetros en tres días. Los Comités de Defensa de la República ( CDR) también secundan las marchas y avalan a Tsunami Democràtic.

Ideas hay muchas por parte de todos los actores. Al bloqueo de la movilidad en Catalunya se añade la intención de salir a la calle inmediatamente después de que se dé a conocer la sentencia del 1-O “y hacer mucho ruido” durante unos 10 minutos. También están previstas concentraciones en siete puntos de Barcelona. “Hay que ir con velas. Hay que dejar rastro”, avisan desde Tsunami.

admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *