Aceite de coco para tratar la dermatitis atópica: beneficios y cómo usarlo

El aceite de coco es uno de los ingredientes de origen natural que pueden contribuir al control de la sintomatología de la dermatitis atópica. Si bien no es un tratamiento de primera elección contra esta enfermedad, sí resulta útil a la hora de calmar la irritación y prevenir infecciones.

Y es que, como lo expone un estudio publicado en Journal of Traditional and Complementary Medicine, este aceite exhibe propiedades antiinflamatorias e hidratantes que contribuyen a mejorar la función de la barrera cutánea. ¿Por qué y cómo utilizarlo? A continuación lo detallamos.

¿Qué es la dermatitis atópica?

La dermatitis atópica, también llamada «eccema», es una enfermedad cutánea de carácter crónico que se caracteriza por causar enrojecimiento, sequedad y comezón. A menudo provoca parches escamosos en diversas partes del cuerpo, sobre todo en las manos, los tobillos, el cuello y la parte interna de los codos y las rodillas.

La enfermedad es más frecuente en niños menores de 5 años, pero puede presentarse a cualquier edad. Además, sus síntomas aparecen y desaparecen a lo largo del tiempo, ya que no existe una cura definitiva. De todos modos, es necesario darle un tratamiento, pues de lo contrario puede causar complicaciones como las siguientes:

  • Fiebre del heno.
  • Picazón y descamación crónica de la piel.
  • Infecciones dermatológicas.
  • Dermatitis irritativa de las manos.
  • Dermatitis alérgica de contacto.
  • Trastornos del sueño (debido a los síntomas).
La dermatitis atópica tiende a presentarse en la infancia con eccema, irritación y picazón.

Lee también: ¿Cuáles son los tratamientos para la dermatitis atópica?

¿El aceite de coco puede tratar la dermatitis atópica?

En primer lugar, hay que tener claro que el aceite de coco no es una cura ni un tratamiento de primera línea a la hora de abordar la dermatitis atópica. Aunque muchas compañías y sitios le han atribuido propiedades casi milagrosas, es un producto que hasta la fecha se sigue investigando.

Aún así, algunos estudios respaldan muchas de sus propiedades. Debido a su contenido de ácido láurico ejerce un efecto antimicrobiano y antiinflamatorio que sí puede servir como complemento a la hora de controlar la sintomatología de esta enfermedad cutánea.

No obstante, que sea beneficioso o no depende de cada paciente. De acuerdo con un artículo publicado en National Eczema Association, mientras que algunos pacientes han experimentado beneficios tras aplicar aceite de coco en sus lesiones, otros han sufrido un efecto contrario; es decir, sus síntomas se exacerbaron en lugar de mejorar.

La razón es que la dermatitis atópica evoluciona de formas distintas en cada persona. No todos sufren brotes por los mismos factores desencadenantes y, por tanto, los tratamientos no son iguales. Así pues, es fundamental consultar al profesional en dermatología y buscar un tratamiento individualizado.

Beneficios del aceite de coco para la dermatitis atópica

Hay varios beneficios que explican la popularidad del aceite de coco a la hora de calmar los síntomas de la dermatitis atópica. Aunque es importante usarlo con precaución, las evidencias apuntan a que sí puede complementar el tratamiento de esta enfermedad. Veamos en detalle.

Contribuye a hidratar

Las pieles con eccema tienen menos capacidad para mantenerse hidratadas. Por fortuna, el aceite de coco contiene ácidos grasos que protegen la barrera cutánea para evitar que pierda su humedad natural.

Un estudio publicado en International Journal of Dermatology determinó que la aplicación tópica de este ingrediente mejora la hidratación de la piel en niños con esta forma de dermatitis.

Ayuda a prevenir infecciones

Por su contenido de ácido láurico, el aceite de coco ejerce efectos antimicrobianos y antifúngicos. En consecuencia, ayuda a disminuir el riesgo de infecciones causadas por el constante rascado de la piel.

Lo anterior lo respalda un estudio publicado en Journal of the American Oil Chemists Society, que determinó que el ácido láurico disminuye la presencia de bacterias, hongos y virus.

Tiene actividad antiinflamatoria

Un artículo divulgado en Evidence-Based Complementary and Alternative Medicine expone que el aceite de coco tiene efectos emolientes y antiinflamatorios que resultan útiles contra los síntomas de la dermatitis atópica. En particular, ayuda a mitigar la irritación y sus molestias asociadas.

Aporta antioxidantes

Los antioxidantes no solo desempeñan un papel importante en la prevención del envejecimiento prematuro. Coincidiendo con un estudio informado en el Journal of Clinical and Diagnostic Research, estas moléculas son beneficiosas en el tratamiento de la dermatitis atópica.

Justamente, el aceite de coco extra virgen representa una fuente significativa de sustancias antioxidantes, las que pueden mitigar el impacto del estrés oxidativo en la piel.

Uso del coco en dermatología.
El coco y sus derivados son estudiados hace tiempo para conocer las verdaderas implicancias dermatológicas que poseen. Los resultados son prometedores.

Descubre: Usos del aceite de coco para cuidar tu cuerpo

¿Cómo utilizar el aceite de coco para la dermatitis atópica?

Para la mayoría de las personas, el aceite de coco se considera seguro. No obstante, como hemos comentado, en algunos pacientes con eccema puede causar un efecto contrario al deseado. Por lo tanto, es necesario consultar con el médico o el dermatólogo antes de usarlo. Asimismo, se debe evitar si hay antecedentes de alergia al coco.

Si no hay inconvenientes, lo ideal es elegir un aceite virgen extra o prensado en frío. Esto asegura que su composición es libre de otros químicos que pueden resultar irritantes. Para que sea fácil de aplicar, lo mejor es mantenerlo a temperatura ambiente. Así, basta con tomar una pequeña cantidad para masajear las zonas deseadas dos veces al día.

El aceite de coco debe emplearse con precaución

Es cierto que las evidencias respaldan muchas de las propiedades del aceite de coco para la piel y sus afecciones. No obstante, eso no quiere decir que sea un producto con efectos milagrosos. Como muchos otros ingredientes naturales, debe emplearse con precaución, preferiblemente con la supervisión del dermatólogo.

Aunque en la dermatitis atópica parece tener beneficios importantes, en algunos pacientes podría ocasionar efectos indeseados. Por tanto, en caso de notar alguna reacción adversa, lo mejor es suspender su uso. Además, es fundamental mantener el tratamiento médico sugerido por el profesional. ¡Tenlo en cuenta!

admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *