ATENCIÓN: LATE: una nueva demencia

Entre un 15 y 20 % de personas diagnosticadas con Alzheimer padece, en realidad, demencia LATE. Se trata de un tipo de demencia que hasta ahora había sido diagnosticada erróneamente como enfermedad de Alzheimer,dado que sus manifestaciones clínicas son similares. Se prevé que en los próximos años aumente su incidencia.

Este trastorno afecta principalmente a ancianos de muy avanzada edad. Al igual que el Alzheimer, la demencia LATE produce una pérdida de memoria y de la capacidad de realizar actividades de la vida diaria. En este artículo te contamos cuáles son sus diferencias y características más importantes.

¿En qué consiste la demencia LATE?

¿En qué consiste la demencia LATE?
Los síntomas de la demencia LATE son similares a los de la enfermedad de Alzheimer. Sin embargo, en este caso la proteína alterada en el cerebro es TDP-43.

La demencia LATE es una enfermedad tipo proteinopatía, lo que significa queestá causada por la alteración de ciertas proteínas. Genera una demencia muy similar en la clínica a la enfermedad de Alzheimer.

LATE es el acrónimo de encefalopatía TDP-43, relacionada con la edad predominante límbica. Una de las diferencias con el Alzheimer es que la proteína alterada en el cerebro es TDP-43. En el caso del alzheimer, son las proteínas TAU y beta-amiloide las que funcionan erróneamente.

La proteína TDP-43 se encarga de la expresión genética en el cerebro. Un cúmulo de estas proteínas «mal plegadas», es decir, con una forma diferente a la original, es el causante de esta enfermedad.

El exceso de proteínas alteradas produce neurotoxicidad y degeneración neuronal. Un 25 % de las personas mayores de 85 años sufre alteraciones suficientes de esta proteína como para presentar síntomas.

Quizá te interese: Mitos sobre el Alzheimer ¿cuáles son?

¿A quién afecta la enfermedad?

Otra diferencia que cabe destacar es que la probabilidad de sufrir Alzheimer no aumenta indefinidamente con la edad. Sin embargo, el riesgo de padecer demencia LATE sí que lo hace, sobre todo, a partir de los 80 años.

El acrónimo LATE, que significa «tarde» en inglés, se escogió porque también servía para definir esta característica de la patología.Son las mujeres las que presentan mayor riesgo de padecer esta enfermedad, ya que hoy en día su esperanza de vida es mayor que la de los varones.

Dado que el número de personas mayores de 80 años aumentará en los próximos años de forma generalizada, también lo hará la incidencia de esta enfermedad. La demencia LATE puede convertirse en un problema de salud público en los años siguientes.

¿Cómo se diagnostica la demencia LATE?

Ha sido en los últimos tiempos, con el avance de las técnicas diagnósticas, que se ha podido identificar de forma más precisa la proteína TDP-43. En la actualidad, las técnicas más precisas para el diagnóstico de la enfermedad de Alzheimer se basan el estudio de biomarcadores en el líquido cefalorraquídeo.

Dichos marcadores son la proteína TAU y la proteína beta-amiloide que ya hemos nombrado. Otra técnica diagnóstica es la búsqueda de las acumulaciones de estas proteínas en el cerebro, con técnicas de imagen como la PET.

Sin embargo, la mayoría de las veces, el diagnóstico del Alzheimer se basa en los síntomas y en la clínica. Rara vez se llegan a realizar estas pruebas bioquímicas que confirmen la enfermedad. Es por esto que algunas de las personas diagnosticadas de Alzheimer padecen, en realidad, demencia LATE.

En el caso de la demencia LATE, el objetivo es aplicar las mismas técnicas que en el caso de la enfermedad de alzheimer, pero para buscar la proteína TDP-43. La presencia de una cantidad suficiente de esta proteína en su forma alterada confirmaría el diagnóstico.

Síntomas de la enfermedad

Retrato de una anciana mirando por la ventana.
Los síntomas de la demencia LATE tienen un desarrollo más lento que otras formas de demencia. En su último estadio es similar a la enfermedad de Alzheimer avanzada.

La enfermedad LATE produce una sintomatología que progresa más lentamente que en otros tipos de demencias. Los últimos estudios apuntan a que dicha patología progresa en tres estadios.

Estos estadios se basan en la zona cerebral afectada y producen cada vez mayor afectación. Estos estadios serían:

  • Estadio 1: Afectación amigdalar. En esta fase, de forma sutil, comienzan a percibirse alteraciones del estado de ánimo. Pueden producirse cambios de humor con agitación, e incluso brotes de agresividad.
  • Estadio 2: Afectación del hipocampo. Cuando se afecta esta zona, comienzan a aparecer los signos de pérdida de memoria. Aunque esta no es la primera fase, si es el principal motivo por el que los pacientes comienzan a acudir al médico.
  • Estadio 3: Afectación del giro frontal medial. Esta se manifiesta como alteraciones del comportamiento y la conducta. Los pacientes tienen dificultades para llevar una vida normal. Se asemeja a una enfermedad de Alzheimer en fase muy avanzada.

Podría gustarte: Deterioro cognitivo leve, ¿en qué consiste?

Importancia y conclusiones

Por el momento, el descubrimiento de esta nueva enfermedad no va a conllevar cambios en el diagnóstico y tratamiento de las demencias conocidas hasta ahora. Sin embargo, sí que ha abierto nuevas líneas de investigación.

Conocer de forma más exacta la etiología de estas enfermedades puede llevar a que en un futuro se desarrollen tratamientos específicos para cada una de ellas.

Actualmente no existe tratamiento eficaz para este tipo de patologías.  Esto cobrará cada vez más importancia, ya que, como hemos comentado en apartados anteriores, se prevé que la incidencia de esta enfermedad aumente en los próximos años.

admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *