ATENCIÓN:Precauciones durante el uso de bisoprolol

ATENCIÓN:Precauciones durante el uso de bisoprolol

El bisoprolol es un fármaco que pertenece al grupo de los medicamentos llamados beta-bloqueantes. Se utiliza para tratar la presión arterial alta y la angina de pecho recurrente.

La angina de pecho es una enfermedad en la que los músculos del corazón reciben menos oxígeno del necesario. Esto generalmente ocurre durante el ejercicio. Los síntomas más comunes asociados con esta enfermedad  es dolor en el pecho.

¿Cómo debo tomar el bisoprolol?

Angina de pecho

Bisoprolol debe tomarse por la mañana, antes, con o después del desayuno. Debe ser tragado entero con líquido y no debe ser masticado o triturado. Procura tomarlo todos los días a la misma hora y durante el tiempo que tu médico te haya indicado.

Es aconsejable también evitar beber alcohol, ya que puede aumentar el efecto de disminución de la presión arterial del bisoprolol.

Si padeces alguna de las siguientes afecciones, no puedes tomar bisoprolol:

  • Insuficiencia cardiaca aguda.
  • Bloqueo cardiaco o latidos cardiacos lentos.
  • Circulación muy pobre o síndrome de Raynaud.
  • Presión arterial extremadamente baja.
  • Asma severo o dificultades graves para respirar.
  • Acidosis metabólica.

Precauciones sobre bisoprolol

Antes de comenzar el tratamiento con bisoprolol, tu médico debe saber si padeces patologías como asma, diabetes e hipertiroidismo. Además, debe conocer si has padecido alergias y psoriasis con erupciones cutáneas graves.

En caso de que vayas a ser ingresado para una intervención quirúrgica, debes informar al anestesista o personal médico de que estás tomando bisoprolol.

¿Qué pasa si estás tomando otros medicamentos?

Como hemos dicho, hay que tener la precaución de comunicar a tu médico o farmacéutico que estás tomando bisoprolol. Es importante saberlo para combinar con cualquier otro medicamento. Especialmente con los fármacos utilizados en el tratamiento de la angina de pecho o la presión arterial alta. Entre ellos están:

  • Verapamilo.
  • Diltiazem.
  • Clonidina.
  • Metildopa.
  • Guanfacina.
  • Moxonidina.
  • Rilmenidina.

Cuando estas tomando bisoprolol, también hay que tener precauciones con los medicamentos empleados en el tratamiento de las siguientes enfermedades:

  • Depresión o enfermedades mentales: en estos casos, se utilizan medicamentos del grupo de inhibidos de la monoaminooxidasa, antidepresivos tricíclicos o fenotiazinas.
  • Latido cardiaco irregular: se usan amiodarona, disopiramida o quinidina.
  • Presión arterial elevada y angina de pecho: en estas afecciones se utilizan fármacos antagonistas de los canales de calcio o los betabloqueantes. Aquí se incluyen los betabloqueantes en colirio.
  • Alzheimer: medicamentos para tratar esta enfermedad, como los anticolinesterásicos.
  • Asma: especialmente con los corticoesteroides que se emplean en su tratamiento.
  • Diabetes en cuyo tratamiento se emplea la insulina u otros antidiabéticos.
  • Insuficiencia cardiaca en la que se utilizan los glucósidos digitálicos.

También hay que tener precauciones con los analgésicos antiinflamatorios(AINES). Estos son medicamentos utilizados para aliviar el dolor, la sensibilidad, inflamación y la rigidez causada por la gota, artritis y otras enfermedades inflamatorias.

En las precauciones se incluyen también los medicamentos para la migraña como la ergotamina, agentes simpaticomiméticos, barbitúricos empleados en los trastornos del sueño y algunos medicamentos quimioprotectores.

También te puede interesar: Insuficiencia cardiaca

 ¿Y si estoy embarazada o en periodo de lactancia?

Si está embarazada o en periodo de lactancia, consulte a su médico o farmacéutico antes de tomar bisoprolol. También si cree que podría estarlo o tiene intención de quedarse embarazada.

No se recomienda el uso de bisprolol este durante la lactancia. Tampoco es aconsejable en el embarazo, excepto que sea claramente necesario y el médico lo recomiende.

Bisprolol y conducciónMedir presión arterial

El bisoprolol puede causar efectos adversos que pueden afectar a la habilidad de la persona para conducir. Esto ocurre especialmente durante las primeras semanas de tratamiento. Entre los efectos adversos se incluyen alteraciones visuales, adormecimiento o mareos. Si padeces cualquier de esos efectos adversos, se recomienda abstenerse de conducir.

Efectos adversos frecuentes

Entre los efectos adversos frecuentes que puede ocasionar el bisprolol están:

  • Sensación de frío o adormecimiento de la extremidades y empeoramiento de los calambres.
  • Enfermedad de Raynaud: es un trastorno donde el suministro de sangre a las puntas de los dedos de las manos y de los pies disminuye.
  • Hipotensión.
  • Cansancio, mareos y dolor de cabeza, especialmente al inicio del tratamiento, que a menudo desaparecen en 1-2 semanas.
  • Nauseas, vómitos, diarrea, dolor abdominal, estreñimiento.

Descubre: Hipotensión: conoce las causas y los síntomas de este trastorno

Conclusión

Para un uso racional y adecuado del bisprolol, siempre debes acudir a un especialista de la salud. De esta forma, el tratamiento será supervisado adecuadamente y el problema de salud, controlado de manera correcta.

admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *