Cómo saber si mi bebé está enfermo?

Los padres solemos preocuparnos por cualquier problema que presente nuestro hijo. Más si se es primerizo. Lo ideal es identificar cuándo el bebé está enfermo para acudir al pediatra en los momentos justos. Es decir, alarmarse por signos necesarios.

Toma en cuenta que esos síntomas pueden variar dependiendo de la edad del niño. Así que aquí te damos algunas ideas de a qué debes prestarle atención.

Atención a los neonatos

Según Robert L. Stavis, en su artículo “Introducción a los problemas generales del recién nacido”, es preferible clasificar los trastornos de ese período de acuerdo a la edad gestacional en la que nació el bebé. Siendo más propensos a sufrir alguna afección los nacidos antes de las 37 semanas, considerados prematuros.

Las causas de las afecciones en los recién nacidos, en general, suelen ser derivadas de problemas de salud de la madre durante el embarazo. Estas patologías pueden ser la preeclamsia, el lupus, el asma, la hipertensión asociada a la gestación y la diabetes gestacional.

¿Cuáles son las enfermedades más frecuentes en neonatos?

Hay enfermedades más comunes entre los recién nacidos. Entre ellas, puedes estar pendiente de la distensión abdominal, la dificultad respiratoria, la ictericia (coloración amarillenta de piel y mucosas), cualquier tipo de lesión durante el parto, el letargo y el adormecimiento y el síndrome del bebé azul (coloración azulada por falta de oxígeno).

La ictericia neonatal necesita un abordaje cuando supera ciertos límites que la convierten en patológica.

Lee también: Cómo es el sistema inmune de un recién nacido

¿Cuáles son los principales signos de que el bebé está enfermo?

Los síntomas de que el bebé está enfermo son variables de una enfermedad a otra. Si deseas saber si tu hijo tiene algún problema, lo mejor es vigilar síntomas corporales y comportamentales. Así puedes establecer con seguridad si atraviesa algún problema de salud.

Síntomas corporales

Según About Kids Health, en el caso de los bebés recién nacidos y hasta los tres meses la fiebre puede ser el primer y único síntoma de alguna infección grave. Así la temperatura sea mínimamente por encima de lo normal, se debe acudir al pediatra.

Recordemos que una temperatura normal es hasta de 37 °C si se mide en la axila. De igual forma, si la temperatura del bebé cae por debajo de los 36° es un signo de alarma.

Debe prestarse atención a síntomas como la diarrea, los vómitos o la tos. Con los vómitos se debe examinar el color. Si es verde quiere decir que se expulsa la bilis, denotando trastornos hepáticos.

Hay que ver si son regurgitaciones o vómitos, en realidad. Las primeras suelen ser un reflujo. Cuando regurgitan sacan pequeñas bocanadas de leche. No suele notarse al bebé incómodo y puede seguir alimentándose sin problemas.

No es normal que el bebé tenga una succión débil, sea incapaz de succionar por mucho tiempo y sude mientras coma. Hay que vigilar el tono muscular, los sonidos mientras respira, su color y qué tan frecuente es que orina.

Descubre: Síntomas de la meningitis en bebés

Cambios en el comportamiento cuando el bebé está enfermo

Según la Academia Americana de Médicos de Familia, cuando hay un llanto frecuente y extraño e irritabilidad hay un problema al que prestar atención. Deben atenderse también los cambios en la alimentación. Esto es porque los recién nacidos suelen comer con mucha frecuencia. Si hay que despertar al recién nacido para que coma o no es capaz de terminar su comida es un signo de alarma.

Según la Biblioteca Pediátrica de Salud, si se observa que el niño disminuye la fuerza de succión en las tomas de leche, no se alimenta bien y no hay firmeza al pegarse al seno, puede ser una señal de que el bebé está enfermo. Se alimentan cada dos o cuatro horas y manifiestan hambre succionándose los dedos y la mano o con llanto. Si duerme y no muestra interés en comer puede que haya un problema.

Los bebés desarrollan diferentes tipos de llanto para comunicar sus necesidades, entre ellas el dolor. Si está constantemente inquieto y nervioso y llora durante largos períodos puede tener alguna afección. Puede irritarse si siente dolor. Estar nervioso y temblar son señales de alguna enfermedad.

Consulta pediátrica de un bebé enfermo.
La consulta no debe demorarse ante la duda, ya que los profesionales pueden evacuar los interrogantes que se presentan a los padres.

Qué tener en cuenta al hablar con el pediatra

Al escoger un pediatra hay que tener en cuenta su experiencia profesional y reputación. Si acudes porque consideras que el bebé está enfermo, lo mejor es hacer directamente las preguntas relacionadas al caso.

Puedes aprovechar la ocasión de preguntarle otras cosas, como si se debe seguir un horario de alimentación, cómo saber si comió lo suficiente, cómo bañarlo y cuál es la mejor forma de sacarle los gases. Además, puede haber otros temas interesantes a tratar, como el clásico problema del hipo y las regurgitaciones.

Los padres y cuidadores son los responsables de saber cómo interpretar los signos que se presentan en el infante. Los niños desarrollan comportamientos básicos para comunicarse y hay que estar atentos a ellos.

admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *