Consejos para cuidar el pie diabético durante el verano

Durante el verano, es necesario adoptar algunas medidas para cuidar el pie diabético. Esta condición es una complicación clínica que sufren las personas con diabetes mellitus. De hecho, es la causa principal de amputaciones del pie en dicha población. Su causa, en general, es el aumento de los niveles de glucosa por encima de lo normal.

Por eso, una vez recibido el diagnóstico de diabetes, es necesario hacer algunos ajustes en la rutina para evitar la aparición de ulceraciones en el pie. Esto cobra más relevancia en la época estival, cuando las condiciones climáticas y las actividades al aire libre aumentan los riesgos. ¿Qué tener en cuenta?

El verano y el pie diabético

Digamos primero que los síntomas característicos del pie diabético son la disminución de la sensibilidad en los pies y la reducción de la circulación sanguínea en ellos. Esto, por sí solo, ya entraña una serie de peligros. Sin embargo, como ya lo comentamos, durante el verano los riesgos se multiplican.

El aumento de la temperatura ambiente induce a muchas personas a usar calzado abierto, o bien, a caminar descalzas durante largos ratos. En consecuencia, los pies están más propensos a sufrir heridas o golpes.

Como en la mayoría de los casos hay reducción de la sensibilidad en los pies, las lesiones pueden pasar desapercibidas. Por lo mismo, se incrementa el riesgo de que se formen úlceras o infecciones con mayor facilidad.

El pie de diabético es una de las complicaciones de la diabetes. Durante el verano, los riesgos de úlceras y lesiones incrementan.

Cómo prevenir el pie diabético

Las personas que viven con diabetes deben prestar especial atención al control de sus pies. Lo más recomendable es realizar, una vez al año, un estudio llamado cribaje neuropático y vasculopático. En pacientes de riesgo, este estudio debe repetirse dos veces al año.

Otra recomendación para tener en cuenta es observar a diario los pies, prestando especial atención al dedo gordo y la parte exterior. Si llegan a encontrarse rozaduras, heridas o enrojecimientos, lo indicado es consultar pronto con el especialista.

De otro lado, la higiene debe ser muy meticulosa. Es necesario secar muy bien cada pliegue de la piel, luego del lavado. El corte de uñas debe hacerse con sumo cuidado para no dejar esquinas que puedan lastimar la piel. Luego del lavado y del corte de uñas, se recomienda usar cremas específicas, pero no entre los dedos.

Es conveniente utilizar un calzado cómodo, ligero y elaborado en materiales que no produzcan sudoración excesiva; lo mismo vale para los calcetines. Todos estos consejos deben aplicarse siempre, pero en verano habrá que complementarlos con otras medidas. 

Lee también: ¿Cómo cuidar el pie diabético en casa?

Cómo cuidar el pie diabético durante el verano

Cuidar el pie diabético durante el verano implica, primero que todo, hacer revisiones rutinarias dos veces cada día. Se debe recordar que, al usar calzado abierto, los pies quedan más expuestos a las heridas o ampollas producidas por el calor.

Como ya se anotó, la insensibilidad propia del pie diabético no producirá un dolor que llame la atención del paciente. En el caso de hacer caminatas por la playa o la montaña, se debe elegir calzado adecuado para esas actividades; el de tipo deportivo ayuda a prevenir lesiones.

También es recomendable usar protector solar, en la parte de arriba del pie, para evitar quemaduras de sol. Así mismo, luego de la actividad diaria, resulta conveniente aplicar una crema humectante para evitar la sequedad.

Cómo cuidar el pie diabético durante el verano
La aplicación de protector solar y cremas hidratantes es clave para el cuidado del pie diabético en verano.

Otros consejos de cuidado

El lavado de pies debe efectuarse todos los días. Lo ideal es hacerlo con agua tibia y jabón, y tener siempre presente que la piel debe quedar completamente seca. Los restos de humedad puede ocasionar problemas.

Mantener la circulación sanguínea es importante para cuidar el pie diabético en verano. Por eso, se aconseja mantener los pies en alto, si se está sentado o acostado. De igual manera, hay que mover los dedos y tobillos y no cruzar las piernas durante mucho tiempo.

Por otro lado, se debe tener en cuenta que la hidratación del cuerpo debe ser más intensa en esta época del año y los pies no escapan a esta recomendación. El uso de una crema específica para la hidratación del pie diabético es recomendable para evitar que la piel se agriete.

Descubre: La diabetes aumenta el riesgo de fracturas en pacientes

¿Cómo cuidar el pie diabético al viajar?

Todo viaje implica una buena preparación, en especial cuando se tienen problemas de salud. Para darse una escapada de vacaciones y cuidar el pie diabético en verano, lo primero es empacar todo lo que se pueda requerir: calzado conveniente, crema hidratante, protector solar, etcétera.

Ya sea que se viaje en avión, en auto, en tren o en autobús, no se debe permanecer sentado durante periodos demasiado largos. Lo adecuado es levantarse de la silla y caminar unos minutos, al menos una vez cada hora, si se viaja en avión. En otros medios, conviene hacer lo mismo, pero cada dos horas.

Si pese a estas recomendaciones hay alguna señal de complicación, la consulta médica es impostergable. El médico puede determinar si son necesarios otros cuidados específicos o medicamentos.

admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *