Todo lo que necesitas saber sobre los miomas en la menopausia

Aunque es frecuente que los miomas se desarrollen en la edad fértil, pueden persistir durante y después de la menopausia. De hecho, aunque es raro, algunas empiezan a experimentar esta condición al llegar a esta etapa. 

La menopausia es un período en la vida de la mujer que se caracteriza por una serie de cambios. Los ovarios van perdiendo su función por el agotamiento de sus folículos y, en consecuencia, disminuye la producción de hormonas femeninas. 

Esta alteración hormonal no solo causa síntomas típicos como los sofocos, sino que conlleva a otros riesgos en la salud. En esta oportunidad veremos qué son los miomas y por qué persisten en la menopausia. 

¿Qué es la menopausia?

La menopausia es el momento en que la mujer deja de tener sus ciclos menstruales. Su diagnóstico se da de manera retrospectiva, luego de haber experimentado 12 meses sin menstruación, y siempre y cuando no hayan otras causas que justifiquen la falta de ciclos.

En promedio, la edad de inicio de esta etapa es alrededor de los 51 años y 4 meses. Sin embargo, también puede ocurrir desde los 45 a los 55 años. En particular, los periodos menstruales empiezan a ser menos frecuentes durante unos meses y, luego, se detienen por completo. 

La menopausia ocurre cuando el periodo menstrual está ausente por más de 12 meses. Es una etapa con muchos cambios a nivel físico y mental.

Ver también: Los cambios hormonales en la menopausia

¿Qué son los miomas?

Los miomas, también denominados fibromas o leiomiomas, son los tumores pélvicos no cancerosos más comunes en las mujeres. Su prevalencia (cantidad de casos existentes), aumenta con la edad. De acuerdo con información en la revista Menopause, entre un 70 % y 80 % de las mujeres desarrollarán esta afección en algún momento de su vida. 

Surgen de las paredes del útero, de forma más específica, de las células del músculo liso y los fibroblastos del miometrio (capa intermedia del útero). Su tamaño es variable; no obstante, por lo general no causan síntomas y tampoco requieren un tratamiento.

De hecho, muchas mujeres desconocen que tienen esta condición y solo la detectan cuando consultan por otro motivo. Ahora bien, cuando hay síntomas, estos pueden incluir sangrado uterino anormal, dolor pélvico, inflamación, entre otros. En la etapa fértil, la presencia de  miomas tiene efectos reproductivos, como infertilidad o abortos espontáneos.

¿Porqué se forman los miomas?

Hasta la fecha, los científicos y médicos no han podido determinar una causa exacta de esta condición. Sin embargo, se sabe que las hormonas femeninas influyen en su formación. Como hemos comentado, su desarrollo es más frecuente en los años reproductivos de la mujer, cuando la actividad hormonal está en su punto más alto.

A su vez, hay otros factores de riesgo como los siguientes:

  • Nuliparidad (cuando una mujer no ha tenido hijos).
  • Menarquía temprana (primera menstruación).
  • Mayor frecuencia de menstruaciones.
  • Antecedentes de dismenorrea (menstruación difícil y dolorosa).
  • Antecedentes familiares de miomas uterinos.
  • Ascendencia africana.
  • Obesidad.
  • Condiciones clínicas como la hipertensión y diabetes.

¿Qué sucede con los miomas en la menopausia?

En la menopausia, la ciclicidad menstrual se detiene, los niveles de hormonas femeninas disminuyen, y hay un cese de los síntomas anormales de sangrado uterino asociados con los miomas.

La mayoría de las mujeres, pero no todas, tienen encogimiento de miomas en la menopausia. En otras palabras, tienden a reducirse en tamaño cuando los niveles hormonales son más bajos.

A su vez, la terapia de reemplazo hormonal (TRH), que se utiliza para tratar algunos de los síntomas de la menopausia, parece tener influencia en los miomas. Por este motivo, su uso en pacientes con esta enfermedad sigue siendo debatido. 

Se cree que este tipo de terapia influye en que muchas mujeres con miomas sigan teniendo síntomas después de la menopausia. El riesgo de síntomas puede depender, en parte, de la ubicación del fibroma y del tipo de terapia de reemplazo hormonal administrada.

Ahora bien, también se encontró una relación entre esta terapia y un crecimiento de los miomas, pero sin síntomas clínicos. Los últimos estudios publicados señalan que la presencia de fibromas no representa una contraindicación albsoluta para el uso de la terapia hormonal posmenopáusica.

Pese a esto, los expertos coinciden en la necesidad de que las pacientes sean examinadas de forma periódica para determinar si sus miomas están aumentando de tamaño. De ser así, la sugerencia es suspender el tratamiento.

¿Qué sucede con los miomas en la menopausia?
Los expertos investigan si la terapia de remplazo hormonal que se emplea en la menopausia incide en el aumento de tamaño de los miomas.

Te puede interesar: Los cambios hormonales en la menopausia

¿Qué hacer con los miomas en la menopausia?

Se considerarán muchos factores al decidir un plan de tratamiento para esta condición durante esta etapa. Algunos de estos factores incluyen, por ejemplo:

  • Tamaño.
  • Ubicación.
  • Crecimiento.
  • Edad de la mujer.
  • Síntomas que está experimentando

En muchas ocasiones, se elegirá una conducta expectante debido a la tendencia que tienen los miomas a encogerse o desaparecer después de la menopausia. Sin embargo, siempre es importante consultar de manera regular al médico o ginecólogo para ver su evolución.

admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *