Tratamiento de varices con microespuma

¿Conoces el tratamiento de varices con microespuma? Recordemos que las venas varices, también llamadas varicosas, constituyen un problema tanto de salud como de estética. Las mismas se manifiestan ya sea en forma de arañitas de color azul o violeta, o bien, como un engrosamiento y oscurecimiento de las venas.

Por fortuna, en la actualidad existen varios tratamientos que permiten minimizarlas. Entre estos, encontramos la microespuma, que se ha popularizado por su simplicidad y buenos resultados. ¿En qué consiste? ¿Cómo se realiza? En este espacio lo detallamos.

Las venas varices

Las varices guardan relación con la insuficiencia venosa. En las piernas, se muestran como venas hinchadas, con abultamientos y tortuosidades con aspecto de nudos, no muy atractivas a la vista. Sin embargo, también puede haber obstrucción de las venas en otras zonas y órganos, tales como el esófago (varices esofágicas) y el recto (hemorroides).

La causa de las varices suele estar vinculada a la insuficiencia valvular o la debilidad de las paredes de las venas. A su vez, esto se encuentra condicionado por factores hereditarios, así como por la edad, los hábitos y el estilo de vida.

La buena noticia es que hay varios tipos de tratamientos para contrarrestar tanto las causas como las consecuencias de las varices. Estos van desde cambios en la alimentación y ejercicios antivarices, hasta la cirugía, pasando por terapia láser y otros procedimientos.

En este caso, como ya lo comentamos, explicaremos en qué consiste el tratamiento de varices con microespuma. Además, detallamos cómo es su recuperación y cuáles son sus posibles riesgos. ¡Sigue leyendo!

Las varices son venas de aspecto abultado que guardan relación con la insuficiencia venosa. Para tratarlas es necesario hacer ajustes en el estilo de vida.

Sigue leyendo en: Qué hago si me empiezan a salir varices

Tratamiento de varices con microespuma

De manera particular, el tratamiento de varices con microespuma consiste en inyectar en las venas afectadas una sustancia. Con esto se busca propiciar el endurecimiento y la cicatrización de las paredes internas de las venas con el fin de restringir y reorientar la circulación. Luego, las venas tratadas son reabsorbidas por el tejido circundante, hasta desaparecer.

La sustancia usada en este procedimiento, el polidocanol, también conocido como Laureth-9, es un agente esclerosante. Este incrementa la formación de coágulos y el tejido cicatrizal. Así, se disminuye la dilatación de las venas afectadas, que es es el signo más visible de las varices.

Cabe destacar que este tratamiento no requiere hospitalización ni anestesia. Aún así, lo debe realizar un profesional y se debe seguir un protocolo.

Pasos del tratamiento con microespuma

  1. Localización de la vena que se quiere tratar mediante la ecografía Doppler.
  2. Introducción de catéter.
  3. Inyección de la microespuma a través del catéter. El proceso se monitorea todo el tiempo.
  4. Una vez aplicada la microespuma, se retira el catéter y se coloca una venda o apósito donde se hizo la punción.

Para saber más: Tratamientos caseros para las varices.

Recuperación y riesgos en el tratamiento

El tratamiento de varices con microespuma es mínimamente invasivo. Por lo tanto, no se requiere de un período de recuperación prolongado. Incluso, la persona puede incorporarse a sus actividades cotidianas casi de manera inmediata. Sin embargo, debe mantenerse una supervisión médica.

Asimismo, es posible que se requieran de varias sesiones de tratamiento para obtener buenos resultados. Esto lo determinará el médico tratante, así como la cantidad de la sustancia empleada en las sesiones.

De todos modos, es conveniente tener presente que la aplicación de esta técnica acarrea algunos riesgos y posibles efectos secundarios. Veamos a continuación los más relevantes.

  • Efectos temporales: enrojecimiento, moretones, oscurecimientos, visibilidad de los vasos. Estos deberían desaparecer con el tiempo.
  • Efectos secundarios que requieren atención: si hay inflamación, sensación de calor o reacción alérgica, se debe acudir al médico. En casos más graves, se presentan pequeños coágulos que requieren drenaje.
Recuperación y riesgos en el tratamiento
Después del tratamiento de varices con microespuma, la persona puede presentar enrojecimiento y moretones. No obstante, lo normal es que esto mejore en poco tiempo.

¿Qué hay que recordar sobre el tratamiento con microespuma?

Realizar un tratamiento de varices con microespuma significa una mejora de la calidad de vida del paciente desde el punto de vista estético. También puede ayudar con otros síntomas relacionados con esta condición, tales como el dolor, la hinchazón y los calambres.

El procedimiento se considera poco invasivo, pero debe practicarse de la mano de un profesional. Además, en caso de reacciones adversas, como inflamación o alergia, es necesario buscar atención inmediata para evitar complicaciones.

admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *