Esta tecnología es capaz de filtrar el ruido de la calle con las ventanas abiertas

Visitas : 122

Beneficiosas novedades para oficinas y viviendas: un equipo de investigadores en Singapur ha desarrollado una tecnología de cancelación de ruido que permite mantener el interior en silencio, incluso cuando las ventanas están abiertas.

La contaminación acústica no ha dejado de crecer en los últimos años en el mundo, solamente interrumpida de forma fugaz durante la pandemia de coronavirus. Mientras que supone una grave amenaza para la supervivencia y la comunicación de cientos de especies, también implica riesgos y contratiempos para los seres humanos: puede afectar a la presión arterial, la hipertensión, y provocar enfermedades cardíacas y cardiovasculares.

En el caso de los niños se ha demostrado que el ruido del avión afecta a su comprensión lectora y causa también síndromes metabólicos, como la diabetes y la obesidad. A la hora de trabajar, el exceso de ruido dificulta la concentración y reduce la productividad, afecta negativamente al estado de ánimo y puede incrementar los niveles de estrés y ansiedad.

Es por ello que las tecnologías de cancelación de ruido están cada vez más en boga: y no solamente hablamos de auriculares de última generación, sino de innovadoras soluciones como la desarrollada por un grupo de científicos de Singapur.

Un equipo liderado por el inventor Bhan Lam, investigador de la Universidad Tecnológica de Nanyang en Singapur y autor del artículo publicado en Scientific Reports la semana pasada, ha desarrollado una tecnología que funciona incluso con las ventanas abiertas, permitiendo ventilar y que entre aire fresco -algo fundamental en tiempos de pandemia- sin que los sonidos callejeros nos afecten.

El dispositivo se basa en el mismo tipo de tecnología que encontraría en un par de auriculares con cancelación de ruido. Una serie de altavoces pequeños liberan ondas de sonido fabricadas mediante una computadora y un micrófono para cancelar el sonido del tráfico, los trenes o incluso los aviones que llegan desde el exterior.“En lugares como Singapur, queremos mantener las ventanas abiertas tanto como sea posible”, declaraba al New York Times el inventor. Uno de sus principales objetivos es reducir el uso de aire acondicionado – con una enorme huella de carbono detrás- y evitar que el aire viciado se acumule manteniendo las ventanas abiertas.

“Si te sientas en la habitación, tienes la misma sensación que cuando presionas el interruptor de los auriculares con cancelación de ruido”, agregó Lam. La tecnología todavía tiene que solventar algunos problemas como la contención de sonidos fuertes como las bocinas de los coches. Por ahora también está limitada a frecuencias entre 300 y 1,000 hertzios, lo que significa que no puede silenciar las voces humanas.

admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *